¿Cómo podemos aplicar el marketing tradicional en una campaña electoral?

04 Oct ¿Cómo podemos aplicar el marketing tradicional en una campaña electoral?

Seguramente has escuchado innumerables veces que el marketing son aquellas estrategias para comercializar de manera más efectiva determinado producto o servicio. El marketing nos ayudará durante el desarrollo de nuestra campaña electoral para posicionar de mejor manera a nuestro candidato. A continuación, te mostramos algunos de los aspectos más relevantes del marketing que debes de tener muy presentes durante el transcurso de tu campaña política.

El marketing aplicado

Antes de comenzar, debemos de tener claro qué significa el marketing como tal, para poder saber cómo hacer su aplicación dentro de nuestra campaña electoral. Todo proceso social es aquel que busca que individuos, objetos, y grupos, obtengan lo que necesitan ya sea creando o satisfaciendo una necesidad. Se entiende que el marketing electoral será visto como aquel proceso social que dará a los ciudadanos, aquello que necesitan. El candidato, podrá obtener aquello que necesita para ganar en las urnas, en este caso, el voto de las personas. Es así que podremos ver a los electores, como consumidores potenciales del producto que ofrecemos: a nuestro candidato y sus propuestas.

Segmentación del mercado

Antes de iniciar la campaña como tal, es necesario tener claro a qué sectores de la población se podrá llegar. Cuáles son aquellos sectores prioritarios, cuáles serán los más fáciles y los más complicados de ganar. Por lo cual, habrá que definir dichos sectores y enlistar sus principales características, pues a partir de aquí, es como se comenzará a trazar la estrategia.

Comprender al consumidor

Es de gran importancia comprender al consumidor, para que este a su vez se interese por aquellos productos que le estamos ofreciendo. Asimismo, hay que entender que estos electores pueden irse transformando y no por ser la misma región, quiere decir que los electores tendrán la misma postura política que aquellos que ahí habitaban desde hace 50 años; pues el voto duro, la fidelidad partidista, así como la falta de desinformación, son factores que han quedado en el pasado.

Estudiar al mercado

En el marketing tradicional, es necesario estudiar al mercado para saber qué están ofreciendo otras empresas. Así como saber qué es aquello que tiene mayor demanda entre los clientes. Es así que de manera similar, el marketing electoral analizará el “mercado” visto como la sociedad que se pretende representar, y en lugar de ver los productos de la competencia, se verán las propuestas de campaña del resto del contrincante. Se podrá valer uno de la experiencia de otras campañas para saber qué acciones tienen mayores posibilidades de ser aceptadas y cuáles no, pero sin dejar de vista las necesidades y problemáticas de la región.

Etapas de planeación

Como toda estrategia de marketing, se deberá de contar con etapas de planeación que permitan posicionar al producto de la mejor manera. Es decir, tendremos que tener diferentes fases de la campaña. Sin embargo, los tiempos no deberán exceder aquellos que la campaña electoral permita, pues el día de las elecciones es la fecha límite para haber ganando la simpatía de los electores, y esta se vea reflejada en las urnas.

La planeación deberá de responder a las fases del proceso electoral, siempre y cuando se esté dentro del marco legal que cada legislación establezca en materia electoral. También habrá que tener en cuenta otros aspectos, por ejemplo, condiciones sociales, demográficas, económicas e inclusive psicológicas de cada una de las regiones a las cuales se quiere llegar.

Posicionamiento de la marca

El objetivo de cada empresa es posicionar su marca como líder en el mercado. Lo mismo pasará con nuestro candidato, pues el objetivo de la campaña de marketing electoral será posicionarlo como líder dentro de las preferencias de la ciudadanía. Creando una necesidad de votar por él, pues es la manera de poder satisfacer las necesidades de la población.

 

Es así como podemos observar que a través de técnicas ya bien definidas por el marketing tradicional, las traeremos al marketing electoral con el objetivo de ganar votos de los electores. Sin embargo, esta adaptación de la estrategia y sus conceptos no es tarea para una persona que no sea experta en la materia. Cualquier mínimo error podría llegar a todo el equipo de campaña a perder las elecciones. Es por eso que en CESCOMPOL buscamos formar a profesionales en el marketing político electoral, y tenemos a tu disposición una amplia gama de cursos y especialidades que te ayudarán en tu formación.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Sin comentarios

Escribe un comentario