La participación ciudadana en la definición de propuestas

12 Dic La participación ciudadana en la definición de propuestas

En una campaña política, el equipo encargado de generar propuestas puede tener un amplio abanico de posibilidades sobre qué ofrecer a la ciudadanía para ganar empatía. Todo esto se transformará en votos que hagan ganar el día de las elecciones. Es así como se podrán realizar diversas metodologías, cada una de ellas con el propósito de generar las propuestas de mayor impacto ante la población.

Sin embargo, si estas propuestas no tienen un fundamento firme que permita a las personas encontrar la solución a través de lo que el candidato propone, no serán lo suficientemente llamativas. En el peor de los escenarios, esto podría acusar al candidato de desconocer la realidad en que se vive en el territorio al cual busca representar. Por lo que surge la opción de la consulta a la ciudadanía a través de diversos procesos, englobados en la participación ciudadana.

¿Qué es la participación ciudadana?

La participación ciudadana es un mecanismo que suelen adoptar los sistemas democráticos para poder hacer visible la opinión de hombres y mujeres. Razón por la cual, estas personas son aquellas que tienen el conocimiento, pues se desarrollan diariamente en este entorno. Conoces sus fortalezas y debilidades, así como aquellos aspectos que se pueden mejorar y las opciones para lograrlos.

La transparencia y el acceso a la información son dos cualidades que todos los gobiernos del mundo desean tener. A partir de estas es que la aceptación de la ciudadanía se construye, asimismo la confianza hacia el gobierno se va fortaleciendo.

Entonces, ¿por qué no ganar esta confianza de la gente desde tiempos de campaña? Si un candidato comienza a realizar mecanismos transparentes desde su campaña, podrá ser un indicio para la población en general.

Entonces es donde aparecen las diferentes opciones por las cuales se puede realizar una satisfactoria participación ciudadana. A través de diferentes procesos donde el candidato y su partido puedan escuchar de manera directa aquellas problemáticas que aquejan a la reunión, así como conocer el contexto de viva voz de las personas que ahí llevan día a día su vida. Así es como se podrán generar soluciones viables y acordes a la realidad que se vive en la zona.

Cómo utilizarla durante una campaña

Movilizar gente es parte primordial de una campaña electoral, pues a partir de la aceptación es como se ganan las elecciones. Sin embargo, es necesario que esta movilización que se genera sea a partir de procesos voluntarios de participación, donde la gente acuda a expresar su opinión a través de mecanismos generados por el equipo de campaña. Donde sea posible sintetizar todas estas opiniones para poderlas transformar en propuestas reales que el candidato exprese, siempre con el sustento de estas participaciones bajo el apoyo de la ciudadanía.

Garantizar el derecho a la participación podrá hacerse desde diferentes instrumentos, como lo son las consultas ciudadanas, espacios de diálogo o espacios de debate. Donde la gente pueda expresar qué es lo que su localidad necesita y posibles ofertas reales de soluciones para atender la problemática. Asimismo, se podrá realizar una participación más sencilla donde la gente pueda expresar diferentes aspectos de la comunidad de manera más simple. Considerando las principales problemáticas y soluciones, ya sea en espacios físicos o espacios digitales, estas opciones serán de gran ayuda para la campaña y para la estrategia en general.

La participación ciudadana más allá de la campaña

Los procesos de participación van más allá de las elecciones. Si bien, el mismo proceso de efectuar el voto es un proceso de participación, esto va más allá. Una vez terminadas las elecciones, sigue la fase de gobernar para la ciudadanía que emitió su voto. Es por es que comenzará el proceso de rendición de cuentas para adaptar estos mecanismos desde la campaña. Esto dará a la ciudadanía mayor certeza de la capacidad del candidato y de las propuestas y herramientas que tiene para gobernar para toda la población.

Al continuar con los procesos de participación ciudadana, se podrá aumentar la aceptación del candidato. Así como la confianza de la gente en la misma, lo cual podrá usarse en dos diferentes dimensiones. Dar respaldo al gobierno actual, o motivar a que el gobernante vuelva a ser candidato y perseguir un nuevo puesto de elección popular, ya con un fuerte respaldo ciudadano de por medio.

 

Para lograr que los procesos de participación nos ayuden a ganar elecciones habrá que contar con un equipo de campaña calificado y con los conocimientos preciso para trabajar toda la información recabada. Es por eso que en CESCOMPOL buscamos formar profesionales a través de la amplia oferta académica que ofrecemos para todas y todos.

Las dos pestañas siguientes cambian el contenido a continuación.
Sin comentarios

Escribe un comentario